Ruta del Vino

El recorrido por los pueblos de la ruta se inicia en el edificio del Consejo Regulador de la DO Terra Alta. Continua en dirección a Corbera d’Ebre y Vilalba dels Arcs, por el valle de Canyelles, donde podréis admirar los márgenes, construcciones de piedra en seco que delimitan costas y bancales. Vilalba dels Arcs tiene como motor económico la vitivinicultura, con un espíritu cooperativista bien arraigado y explotaciones familiares de viñas. Cerca queda la Pobla de Massaluca que enlaza con el núcleo de Batea por una pista que pasa por el lugar de Massaluca con un bonito mirador que combina un conjunto de esculturas al aire libre con toda una panorámica de cultivos de viña.

Una vez habéis dejado Batea, que es el municipio de la comarca con la mayor superficie de cultivo de viña, coged la pista que se dirige a Caseres donde se encuentra el mirador de las Planes d’Almudèfer que se erige arriba en una impresionante hondonada recubierta de viñas. Entonces, siguiendo la ruta por la N-420, en dirección a Gandesa, girad en una carretera comarcal en dirección a la población de Bot, donde las viñas cubren los numerosos valles que se perfilan en el horizonte. La ruta termina en el Pinell de Brai, donde llegaréis por la carretera C-43, en dirección a Tortosa y donde se puede visitar el celler (bodega) cooperativa modernista, obra del arquitecto Cèsar Martinell. No dejéis de contemplar el friso de cerámica vidriada que luce en la fachada principal ni de comprar alguna botella de vino con DO Terra Alta.

REF: #21 // Stock: Disponible